Con motivo de la celebración de los Carnavales, la Dirección General de Consumo dependiente de la Consejería de Salud y Familias está realizando una campaña de inspecciones para comprobar la seguridad y el correcto etiquetado de disfraces, caretas, máscaras y otros productos similares dirigidos a la población infantil. Esta campaña, que se desarrollará a lo largo del año, supondrá la realización de alrededor de 145 inspecciones del etiquetado de estos productos.

Las actuaciones de control de etiquetado se realizan, al menos el 50%, en los días previos y durante el Carnaval, y el resto durante la celebración de Halloween. Estos controles se llevan a cabo en todo tipo de establecimientos en los que se venden estos artículos, especialmente, en las tiendas de precio reducido y bazares. El objetivo principal de las inspecciones es comprobar que los referidos productos cumplen con los requisitos básicos y generales de información, controlando su correcto etiquetado.

En el caso de que se detecten irregularidades en los artículos que puedan afectar a la seguridad de las personas, se valora el riesgo y, en caso necesario, se incluye el artículo afectado en la Red de Alerta de Productos de Consumo, un sistema de intercambio rápido de información que funciona a nivel europeo y cuyo objetivo es detectar de la manera más ágil posible artículos inseguros, con la finalidad de poder adoptar medidas que impidan la comercialización de estos productos, ya sea a través de la inmovilización o la destrucción de los mismos.

A la hora de efectuar la compra de disfraces, caretas, máscaras, y otros artículos complementarios dirigidos a la población infantil, Consumo recomienda a la ciudadanía tomar una serie de precauciones. En este sentido, se aconseja leer siempre con detenimiento la etiqueta y las instrucciones de uso, que deben estar en castellano, y prestar especial atención a los consejos de uso y advertencias de seguridad.

Los productos destinados a ser utilizados por personas menores de 14 años que se comercialicen en la Unión Europea deben llevar el denominado marcado CE, ya que tienen la consideración de juguetes. Esta marca indica que el fabricante del producto asegura que cumple la normativa establecida por la Unión Europea y que ha pasado todas las pruebas técnicas necesarias para su seguridad.

También es importante comprobar que las máscaras cuentan con suficientes orificios de ventilación, para evitar riesgo de asfixia; y, en el caso de los productos de maquillaje, la persona usuaria debe revisar detenidamente sus componentes, así como la fecha de caducidad antes de utilizarlos para evitar posibles reacciones alérgicas.

Es importante verificar que, en el supuesto de disfraces dirigidos a la infancia, no han de contener piezas pequeñas que se puedan desprender y ser ingeridas, no tener bordes cortantes y estar fabricados con materiales no inflamables. Los disfraces destinados a la infancia, no llevarán cordones en la zona del cuello para así evitar estrangulamientos. Si los llevan en otras partes han de estar convenientemente asegurados. La Junta aconseja pedir y conservar siempre el justificante o factura de compra, ya que es necesario para realizar cualquier reclamación o devolución relacionada con el producto.

Ante cualquier duda o consulta sobre este tema se puede contactar con Consumo Responde a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página web www.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es o del perfil de Twitter @consumoresponde.

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provincialesde Consumo presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMICs), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here