Alarma en las almadrabas por la presencia masiva de alga invasora

0
177

La preocupación por la rugulopteryx okamurae se expande con la velocidad y la intensidad que lo hace la propia alga invasora. Las almadrabas que pescan el atún rojo en el Estrecho de Gibraltar han sido las últimas afectadas, en concreto la de Conil, que vio como una gran cantidad de esta especie se enganchó en el entramado de redes y rompió un cable forzando a levantarlas antes de tiempo.

Este hecho insólito es significativo por dos motivos: por un lado, muestra que la rugulopteryx okamurae ha superado ya la barrera de la zona del faro de Trafalgar que, según los expertos, hacía de ‘cortafuegos’; por otro, que hay suficiente cantidad de alga como para partir un cable de 45. Lo puede ver en la siguiente imagen.

Un hecho que ha preocupado y movilizado a las almadrabas que van a estudiar cómo puede afectar las presencia masiva de este alga en la próxima temporada de captura del atún rojo en el Estrecho de Gibraltar.

Los trasmallos de pesca salen saturados de algas, la mayoría de ellas son rugulopteryx okamurae, la especie procedente de Japón que está alfombrando el Estrecho y que ya ha llegado a la Costa del Sol. Es normal que las artes de pesca traigan algas enganchadas pero nunca, según comentan, tanta cantidad como para partir un cable o dañar las redes.  Un arribazón -llegada de material a la playa procedente del mar- de esta especie invasora puede traer a la costa hasta 500 toneladas.

En el caso de las almadrabas, las redes están caladas desde febrero pero buzos expertos descienden cada semana para comprobar el estado de las redes. Aseguran, según fuentes que estudian el comportamiento del alga, que la cantidad de alga que ha dañado el cable se ha acumulado en apenas cinco días. Un hecho que ha sorprendido y alarmado a los expertos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here