Pedro Sánchez logra ser investido presidente del Gobierno por solo dos votos de diferencia

139
Foto: PSOE.


Y a la tercera fue la vencida. El socialista Pedro Sánchez Pérez-Castejón, de 47 años, ha conseguido ser investido presidente del Gobierno por vez primera tras unas elecciones generales. Si en junio de 2018 llegó a La Moncloa vía una moción de censura cuando nunca antes había prosperado una, en esta ocasión presidirá el primer Gobierno de coalición de la actual democracia.

El socialista Pedro Sánchez ha logrado este martes ser investido presidente del Gobierno al superar la votación definitiva en el Pleno del Congreso por solo dos votos de diferencia, 167 a favor frente a 165 en contra, el margen más estrecho de la España constitucional.

No ha habido ausencias ni sorpresas de última hora y el líder del PSOE ha recabado el apoyo de 167 diputados: 120 del PSOE, 35 de Unidas Podemos y sus confluencias, seis del PNV, tres de Más País-Equo-Compromís y los otros tres que suman los representantes de Teruel Existe, Nueva Canarias y Bloque Nacionalista Galego (BNG).

Por contra, el bloque del no se ha quedado en 165 escaños: los 88 del PP, los 52 de Vox, los 10 de Ciudadanos, los ocho de Junts per Catalunya, los dos de la CUP, los otros dos de Unión del Pueblo Navarro (UPN), uno de Foro Asturias, otro del Partido Regionalista Cántabro (PRC) y uno más Coalición Canaria, cuya diputada Ana Oramas se ha mantenido en el rechazo pese a que su formación había acordado abstenerse.

En la votación, pública y por llamamiento, con los diputados puestos en pie para anunciar su voto de viva voz, ha habido también 18 abstenciones de los 13 diputados de Esquerra Republicana (ERC) y los cinco de EH Bildu.

Se trata del margen más estrecho del sistema democrático surgido de la transición. Hasta ahora, los resultados más ajustados los tuvieron los anteriores presidentes socialistas: José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, con 169 apoyos frente a 158 en contra (once votos), y Felipe González 1989, con 167 votos frente a 155 (doce).

La de este martes ha sido la segunda votación de este Pleno de investidura, pues el domingo, víspera de Reyes, se celebró la primera, en la que el candidato socialista necesitaba mayoría absoluta (176 diputados), y Sánchez sólo obtuvo 166 votos (faltó una diputada de En Comú por enfermedad) frente a los 165 en contra.

En la segunda vuelta que prevé la Constitución, que debe tener lugar a las 48 horas, ya solo hace falta tener más votos a favor que en contra y da igual la diferencia.