El proyecto urbanístico de Valdevaqueros se reduce tras anular el TSJA el inicial

214

La empresa propietaria de los terrenos de Valdevaqueros, Valdevaqueros Pueblo, S.L., ha reducido su proyecto urbanístico en la zona que fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. El nuevo proyecto prevé construir 60 viviendas y 240 plazas de hoteles frente a las 350 casas y 1.400 plazas con las que contaba el original.

En una nota de prensa, la empresa apunta que ocupará “tan solo el 7,6% del terreno disponible” y que reducirá en un 90 % los planteamientos de construcción que preveía un plan anterior que fue anulado por un tribunal.

En 2012, el Ayuntamiento de Tarifa aprobó un proyecto para construir una urbanización que contó con la oposición de los ecologistas y que fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, al estimar un recurso de Ecologistas en Acción y considerar que era nulo porque no había sido sometido a evaluación de impacto ambiental.

La empresa ha rebautizado el proyecto como Montevaqueros y, según anuncia, ocupará 61.000 metros cuadrados, 12.300 serán para uso residencial, 28.700 para uso turístico y 20.000 metros cuadrados serán aparcamientos. Incide en que las construcciones se alejarán de la costa. “El resto, 740.000 metros cuadrados, quedará libre para el uso de los ciudadanos”, asegura la nota de prensa sobre el proyecto. La fecha de entrega prevista es primavera de 2025.

Este espacio de uso público, tendrá 224.000 metros cuadrados de servicios generales de espacios libres, 135.000 para servicios generales de comunicaciones, 45.000 para servicios de interés público y social (SIPS) y 43.000 para la red viaria y peatonal.

Según la empresa, el análisis del impacto medioambiental ha sido el punto de partida del diseño urbanístico, “que ha contado con la participación de un equipo de profesionales en los que se han integrado biólogos, ambientalistas y geógrafos”.

Los ecologistas, vigilantes

Verdemar asegura que no se fía del nuevo proyecto presentado por Valdevaqueros Pueblo S.L. al Ayuntamiento de Tarifa y critica que “dice que ha reducido la edificabilidad, pero no habla de que va a seguir ocupando todo el espacio”.

Los ecologistas insisten en que esta zona fue protegida por la Ley del Corredor del Litoral Andaluza. “Los nuevos proyectos urbanísticos  de Tarifa pretenden conectar  los Lances con Valdevaqueros (Paloma Baja) y terminar en Bolonia. Con el tiempo, terminarán modificando el ecosistema dunar de Valdevaqueros, con nuevas infraestructuras, rompiendo este espacio protegido”, aseguran.

Verdemar considera que “la ampliación urbanística de Tarifa va a seguir esquilmando recursos hídricos en el Parque de Los Alcornocales”.
“Tarifa, a fecha de hoy, solo dispone de 2,11 hectómetros cúbicos de agua del pantano del Almodóvar y para la demande estival se sigue suministrando de captaciones ilegales del Parque Natural de Los Alcornocales”, denuncian.

“Vamos a estar pendientes de los planes urbanísticos del Ayuntamiento”, advierten los ecologistas.

Por su parte, Agaden, que también participó en la reunión informativa, que valoró positivamente, manifestó su oposición “al modelo de construir urbanizaciones fuera de los cascos urbanos ya consolidados, pues entendemos que no es sostenible, ni ambientalmente equilibrado”.

Los ecologistas de Agaden denunció que el actual PGOU prevé 8 grandes urbanizaciones en el valioso y único litoral tarifeño, con una superficie de 5.688.627 metros cuadrados y que este no se ha sometido a ningún procedimiento de prevención ambiental, y tiene unas previsiones de crecimiento: 7.775.352 m2, un 177% más que el suelo urbano actual. (Se adjunta plano de este desarrollo)

Agaden informó que el alcalde de Tarifa, a preguntas de Ecologistas en Acción, anunció que en el primer trimestre de este año va a iniciar la revisión del actual PGOU, y que se aprobaran moratorias de las macro urbanizaciones previstas en las playas de Valdevaqueros y Los Lances. Los representantes ecologistas insistieron al alcalde a que se procediera a la desclasificación de dichas urbanizaciones, tal como se aprobó en la Junta Rectora del Parque Natural del Estrecho.