“Vamos a luchar hasta el final para que se haga justicia y, sobre todo, por las dos compañeras que no están”

5866
Los seis supervivientes de la explosión del transformador 29272 de Tarifa.

Juan Antonio Puerto Cobos, conocido en su tarifa natal como Cobito, es uno de los seis supervivientes de la explosión en el transformador 29272 del hotel 100% Fun de Tarifa, un suceso que acabó con la vida de dos jóvenes trabajadoras y del que hoy se cumplen tres años. En el día más duro del año para #los8deTarifa, asegura que mira al futuro con incertidumbre, cargando el peso del recuerdo, aunque con ganas de seguir la lucha judicial, sobre todo, “por las compañeras que no están”.

Cobito llevaba trabajando de camarero en el hotel 100% Fun de Tarifa siete años. El 5 de agosto de 2017 tendría que haber sido una jornada laboral más. No fue así. “En el momento del accidente estábamos los ocho trabajadores sentados, yo al lado de Sara, que falleció, y de Cisco. Yo estaba colocado enfrente del transformador y escuchamos un clic que no sabíamos ni de dónde provenía ni nada, fueron dos milésimas de segundos… entonces estábamos envueltos en llamas, cada uno intentando sobrevivir como pudiese, nadie está preparado para eso. Era una película de terror. Peor”, relata el joven tarifeño.

Juan Antonio Puerto Cobos, Cobito, superviviente.

Esther, Irene, Kisko, Juan Antonio, Fran y Dani sobrevivieron, mientras que dos trabajadoras, Mari Luz y Sara, fallecieron. “Hoy estoy apenado, el hecho de que llegue el 5 de agosto me angustia por dentro porque es otra vez recordar lo que es imborrable pero más intensamente, ver a los padres de las fallecidas, a nuestros familiares, ver las caras de mis dos compañeras que no están, y me hace volver al instante en que ocurrió. Es un trago muy duro”, expresa Cobito, que ahora tiene 29 años.

La vida de todos ellos ha cambiado radicalmente. “No tengo el mismo cuerpo y psicológicamente no soy el mismo, tengo secuelas físicas y psicológicas. A mí me ha costado elaborar el vídeo que hicimos y cada vez que me miro las piernas recuerdo aquel momento, aquel 5 de agosto”, sentencia.

El joven tarifeño explica que tiene quemaduras en el 30% de su cuerpo y afectada las dos piernas; le cuesta mover los tobillos por la tirantez de la piel nueva y dice que le cuesta adaptarse a las rehabilitaciones. Esas son las secuelas físicas pero las psicológicas son aún más pesadas. Dice que cuando pasa por la entrada del hotel 100% Fun de Tarifa y apaga la música o se calla si está hablando por respeto a sus compañeras.

“Cada vez que me miro las piernas me acuerdo de lo que ocurrió aquel 5 de agosto”

Antes esto, Cobito se pregunta cómo estará dentro de cinco o diez años, si va a poder ejercer como maestro de Educación Física, para lo que estudió la carrera de Magisterio, si va a poder hacer deporte, y entre otras dudas. De momento, desde aquel día no ha vuelto trabajar. “Se me ha quedado una pensión por las secuelas del accidente, no es mucho, y lo que quiero es trabajar de maestro”, insiste. Habla del futuro pero la explosión del transformador también le cambió la mentalidad que le hace agarrarse al presente con todas las fuerzas: “Después de esto intento vivir más el día a día, disfrutar de mi gente, de mi familia aunque cueste asimilarlo”.

Agradece el apoyo del pueblo de Tarifa y de la comarca en su búsqueda de justicia frente a la oposición de la empresa propietaria del transformador, Endesa, y el hotel para el que trabajaban. “Yo creo están intentando que nos quedemos sin recursos económicos, sin moral y sin apoyo para que no luchemos pero, por mí, como si me tengo que hipotecar”, asegura con rabia. “Voy a seguir luchando por mí pero sobre todo por las dos compañeras que fallecieron, para saber qué sucedió, para que se sepa quiénes son los culpables y para que no vuelva a ocurrir más”, más rabia.

De momento el juicio, tres años después de la tragedia, sigue en fase de instrucción en el Juzgado Nº4 de Algeciras. “Creo que después del juicio vamos a descansar algo más psicológicamente, eso siempre va a estar ahí pero es que ahora han pasado tres años y parece que estamos en el principio”, lamenta el silencio.

#los8deTarifa, bajo la bandera que se ha izado hoy.

Un grito en las redes

La crisis sanitaria del coronavirus ha impedido que el pueblo de Tarifa, como cada 5 de agosto desde hace tres años, se eche a la calle para reclamar justicia. La Asociación de Afectados por el Accidente del Transformador 29272 en Tarifa ha trasladado la manifestación a las redes sociales con los hashtags #porlos8deTarifa y #tresañosdesilencio”. Muchos se han sumado a esta protesta virtual.

Los seis supervivientes, en el castillo de Guzmán el Bueno, símbolo de resistencia de Tarifa, han izado una bandera negra con la palabra justicia.

https://www.facebook.com/watch/?v=296388944804612